La Ferretería

Ferretería La Vencedora, Escuintla

Son pocos los negocios familiares que logran perdurar y sobresalir a través de casi un siglo.  Usualmente los cambios en el mercado, las sucesivas generaciones de propietarios y los conflictos familiares terminan  por llevarse al traste el esfuerzo de los fundadores y las empresas desaparecen.  

Este no es el caso de la Ferretería La Vencedora, ubicada en el centro de la ciudad de Escuintla, a 58 kilómetros de la capital del país y con una rica historia de trabajo, esfuerzo y sacrificio que se inició cuando en 1920 Don Jorge Estévez Pineda originario de Sanarate, El Progreso,  emigra con su esposa y su hija Soledad Estevez Morales a la ciudad de Escuintla.  Recién llegados empezaron una tienda de productos de 1ª. necesidad y dos años después se trasladaron al local que desde entonces ocupa La Vencedora, un solar de 21 mts x 40 mts en donde iniciaron con los productos ferreteros.

Leer más: Ferretería La Vencedora, Escuintla

CONSTRUPUNTO Tiquisate, Escuintla

Desde la Ciudad de Guatemala hay que recorrer 145 kilómetros en una carretera en su mayor parte de 4 carriles y bien asfaltada para llegar a Tiquisate.  Situado en una fértil llanura que baja desde la cordillera que atraviesa nuestro país y colindando hacia el sur con el océano pacífico, este  municipio que cuenta con más de 65,000 habitantes,  fué en un tiempo la sede de la Compañía Frutera (UFCO).  Contaba con ferrocarril y allí se cultivaba el banano en grandes extensiones de tierra.  Yo conocí Tiquisate al final de los años ’60 y me pareció diferente que los demás municipios que conocía hasta entonces. 

Leer más: CONSTRUPUNTO Tiquisate, Escuintla

Ferretería Galileo Moyuta, Jutiapa

Moyuta es un municipio ubicado en la parte montañosa del departamento de Jutiapa, cuenta con una población de unos 32 mil habitantes y sus principales actividades económicas están basadas en la producción agrícola  y agropecuaria así como en la elaboración artesanal de cestas, sombreros de palma, muebles de madera y ladrillos y teja de barro.  En éste entorno a principios del año 2000 Don Julio Fernando Galicia y su esposa Doña Claudia Patricia León,  quienes habían contraído matrimonio tres años antes,  decidieron rentar un localito de 4 x 3 mts en la casa de los padres de ella para dedicarse al comercio ferretero.  

Leer más: Ferretería Galileo Moyuta, Jutiapa

Ferretería Santa Ana La Terminal, Guatemala

Don Florencio González,  oriundo de Santander, España, había estado toda la vida inmerso en el mundo ganadero y precisamente por eso llegó a Guatemala a principios de los 80’s a colaborar con un proyecto relacionado con ésa actividad.  Ya establecido en Guatemala contrajo matrimonio con Doña María Eugenia Rodríguez, hija de Don Enrique Rodríguez y Doña Lolly de Rodríguez, ferreteros de tradición en nuestro país, fundadores de la Ferretería La Llave, quienes enseñaron y dieron la oportunidad de abrir su negocio a muchos que se han convertido a través del tiempo en  destacados ferreteros.  

En el año 1988, Don Florencio abrió una ferretería a la que llamó González Noriega en la 4ª avenida de la zona 4 en la salida norte de la Terminal de Autobuses.  Desde un principio se dedicó a importar productos ferreteros y el entusiasmo con que acometió el nuevo negocio rindió frutos rápidamente,  lo que le permitió crecer.  A los pocos años tuvo la oportunidad de cambiarse a otro local enfrente del primero donde pudo establecer una sala de ventas más amplia y cómoda así como bodega para los cada vez mas productos que comercializaba.    Decidió al mismo tiempo cambiar el nombre a Ferretería Santa Ana, nombre que conserva hasta ahora.

Leer más: Ferretería Santa Ana La Terminal, Guatemala

Ferretería San José, 25 años construyendo historias

Hay quienes ven la vida como un libro en blanco y se dedican día a día a escribir un capitulo más del mismo.  Estas personas toman posesión de su vida y su destino,  luchando para hacer realidad sus sueños y cuando encuentran algún obstáculo,  no paran hasta que éste deje de serlo y se convierta en una oportunidad.  Hace 13 años tuvimos la suerte de toparnos en una de esas encrucijadas de la vida con Don José Luis Del Cid Melgar, ferretero por convicción y una de las personas con un instinto de servicio fuera de lo común, de esos que no se aprenden en la Universidad, sino que los encuentran a través de la vida únicamente las personas con una visión privilegiada.

Leer más: Ferretería San José, 25 años construyendo historias

FERRAMIREZ, Un nuevo estándar en salamá, Baja Verapaz

ferre6Don Enio Ramírez y su esposa Dione de Ramírez, fundaron en octubre de 1993 un negocio al que llamaron "Ferretería Ramírez", en un pequeño local en la calle del Salón Municipal de Salamá, cabecera Municipal del Departamento de Baja Verapaz.  Fueron sus inicios como los de muchos de los comerciantes del ramo, con pocos productos, mucho trabajo y enormes ganas de crecer y superarse.  Los productos con los que iniciaron eran principalmente materiales como hierro, alambre, poliducto, mallas y ferretería variada.  El panorama competitivo era más bien escaso en esos días en los que los problemas del conflicto armado hacían que el futuro se mostrara incierto y huraño.  Eran muy pocas las ferreterías y el mercado acogió con agrado la propuesta de los esposos que siempre fueron muy activos y con políticas de precio agresivas aunadas al buen servicio que los clientes apreciaron desde un principio.

ferre2Los esposos Ramírez perseveraron en su empeño por lo que el crecimiento y el éxito fueron llegando paulatinamente.  Transcurridos algunos años abrieron una sucursal en la 8ª avenida 4-43 de la zona 1 a la que llamaron La Bodega Ferramirez, en este local con mucha más área pudieron introducir nuevas líneas que necesitaban de exhibiciones más decorativas,  que con la colaboración de sus proveedores pudieron presentar al mercado, imponiendo un nuevo estándar en Salamá.  Lámparas, sanitarios, azulejos y pisos cerámicos  fueron algunos de los productos que se reforzaron al contar con mas área tanto de almacenaje como de exhibición.

En el año 2010 se inauguró una gran tienda y bodegas en la 6ª avenida 7-98 zona 1, Barrio El Centro, a un costado del Puente de La Libertad,  en la misma ciudad de Salamá,  en la que consolidaron todas las bodegas de producto, incluyendo materiales de construcción en un patio amplio y cómodo en el que los materiales como blocks, pisos, cemento y otros se cargan  y descargan paletizados con montacargas.  En ésta nueva sucursal se siguió el patrón de tienda de autoservicio con exhibiciones atractivas y pasillos> amplios, además de bodegas de fácil acceso para almacenar y despachar los productos.

ferre5La empresa cuenta con una flotilla de 9 camiones y 4 pick ups para entregar producto a los clientes en todo el departamento de Baja Verapaz así como en departamentos vecinos. En las dos tiendas y bodegas cuentan con un total de 48 colaboradores entre personal de ventas, administrativo, bodegueros y pilotos.  Desde un principio han tenido como principales clientes a los agricultores  y constructores del área.    Su clientela los distingue por su política de mantener siempre los mejores precios, como también por su excelente servicio, su personal esta bien capacitado para asesorar y ayudar a los clientes a resolver los problemas y necesidades que se les presentan.  Si alguien necesita un producto que ellos no tienen lo mandan a pedir y en dos o tres días  lo entregan a domicilio por lo que la clientela ya sabe que de una u otra forma al comprar en Ferramirez está asegurado que resolverán su problema.

Es de hacer notar que desde hace más de 10 años tienen un sistema de información computarizado que es realmente el pilar de la operación en el día a día.  Todo el inventario esta debidamente codificado y en todo momento saben lo que tienen en cada tienda o bodega.  Utilizan las redes sociales especialmente el Facebook  para ofertas y promociones.  Esperan que en el futuro se den las condiciones favorables para expandir el negocio  y poder servir a más clientes de mejor forma.

 

 

 

 

Ferretería Petén en Palín, Escuintla Valores, rapidez y tecnología, los tres pilares de su negocio

El legado de don Jesús Conrado Baños López, conocido como “El pionero de las ferreterías en Palín”, sigue vivo en la Ferretería Petén, ubicada en ese pintoresco municipio situado a 40 kilómetros de la ciudad de Guatemala,  la cual desde sus inicios en febrero de 1972,  ha surtido de todo tipo de materiales de construcción a los habitantes de ése municipio y generado empleo para muchas familias palinecas.

4En la actualidad, al frente de la empresa están su hija doña Nelly Esperanza Baños Méndez de Sosa, su esposo Víctor Manuel Sosa Morales y su nieta Ana Esther Sosa Baños, quien se graduó como Licenciada en Administración de Empresas en 2012 y este año finaliza una Maestría en Dirección de Negocios. Para esta familia ferretera, como ellos se presentan, los valores, el buen servicio, así como la rapidez, calidad, buenos precios y desde hace unos años la tecnología, siguen siendo los pilares de su negocio.

Sin embargo, su principal filosofía de trabajo dice doña Nelly es su fe. “Somos una familia cristiana y todo lo que hacemos cada mañana se lo entregamos a Dios, oramos por hacer hacer bien nuestro trabajo, principalmente por agradar a Dios, quien todo lo ve. Si tenemos a Dios y su justicia lo demás viene por añadidura”, expresa.


3Doña Nelly recuerda a su padre como un hombre visionario, que se caracterizaba por su actitud de servicio, a quien le gustaba sentarse en el parque debajo de la ceiba, uno de los principales atractivos del lugar,  desde donde planificó junto a su esposa doña Cándida Rosa Méndez, lo que sería su empresa, en principio una fábrica de block, la cual tiene en actualidad 378 metros cuadrados de área y luego la Ferretería Petén, ubicada en la 5a. calle 0-37 zona 2 de Palín, que abarca 700 metros cuadrados,  incluyendo una bodega, centro de despacho y área de parqueo.

“Mi papá trabajó como guardabosques en varios sectores de Petén,  luego se trasladó a Poptún para trabajar en Correos y Telégrafos, después fue nombrado inspector de Sanidad Pública y se jubiló a los 40 años con el deseo de tener su propia empresa y sacar adelante a su familia”, recuerda doña Nelly.

2Don Jesús Conrado Baños fue padre de ocho hijos, cuatro mujeres y dos hombres, de los cuales tres se dedican a la industria de la construcción, pero fue doña Nelly quien junto a su esposo y su hija decidieron continuar con el trabajo del fundador de Ferretería Petén.  

Ella relata que en febrero de 1972 fundó la fábrica de block Petén, luego de conseguir un préstamo de Q3 mil. “Mi papá quería tener una familia próspera y que sus hijos fueran universitarios, que tuvieramos una vida mejor. Él fue un hombre visionario, murió bien, murió próspero y aunque tuvo sus fracasos, siempre supo levantarse y seguir adelante”, agrega. 

Sus inicios

1Los principales productos que comercializaban en aquel entonces eran block, hierro, cemento, clavos y lámina. Recuerda que sus primeros proveedores fueron la Distribuidora Los Altos y Cementos Progreso, pero actualmente el mercado ha crecido y tienen una larga lista de abastecedores, aunque siempre  priorizan la calidad y buenos precios para sus clientes. Indica que su principal aporte a la comunidad fue durante el terremoto de 1976 cuando abastecieron a muchas familias de block a bajo precio para sustituir el adobe.

La competencia en aquel entonces, recuerda Doña Nelly era muy poca, ya que solo había una ferretería llamada Santa Catalina, la cual desapareció con los años, aunque desde hace una década,  dice,  han proliferado más negocios similares en todo Palín.

Agrega que en un inicio los miembros de la familia eran los empleados de la empresa, pero actualmente tienen 26 trabajadores en las áreas administrativa, de ventas, bodega, contabilidad, transporte, despacho y producción, entre ellas Glenda Bethzabé Baños Méndez, hermana de doña Nelly y  su sobrina, Alison Anleu Baños. Con respecto a las capacitaciones, consisten en charlas que les brindan los proveedores sobre los diferentes productos.

Entre las anécdotas que más recuerda la familia Sosa Baños está el hecho de que el local que hoy ocupa la Ferretería fue la casa que por años habitaron y donde funcionaba el negocio, pero en un pequeño espacio.  Ahora, la sala familiar se ha convertido en el salón de sesiones y el jardín de atrás en parte de la bodega. El crecimiento de su negocio los hizo mudarse a otro lugar y adaptar así la vivienda a las necesidades del establecimiento.

Para Doña Nelly también es un grato recuerdo el hecho de que sus tres hijas la acompañaron durante años detrás del mostrador que atendía, mientras realizaban sus tareas del colegio. “Aunque en un principio no era común ver a una mujer al frente de un negocio de construcción, gracias a Dios y con la ayuda de mi esposo creo que toda esa experiencia me ha hecho realizarme como esposa, como madre, como empresaria y también fue beneficioso para la formación de mis hijas en las carreras que han elegido”, indica. 

Mayor cobertura y mejor atención

5Y es precisamente gracias a la tecnología, que don Manuel Sosa comenta atienden incluso a clientes que viven en Estados Unidos y que les hacen importantes pedidos. Confiesa que el cambio ha sido gradual, ya que extrañan la época de antaño cuando los negocios eran más personalizados, pero esperan aprovechar la tenología para poder expandirse.

“Nos contactan de varios estados de Estados Unidos,  Amatitlán, Villa Nueva, de la capital, San Cristobal, Petén, San Marcos, Huehuetenango, Puerto de San José, Masagua, Taxisco, Chiquimulilla y otros lugares, por lo que otra meta es ampliar nuestra cobertura, siempre manteniendo calidad y buenos precios”,  indica.

Pero su principal estrategia y lo que los diferencia de la competencia señala, es el parqueo. “Somos  los únicos que tenemos parqueo para los clientes y fue la visión de mi suegro desde un principio, ya que incluso en invierno cargamos sin ningún problema porque tenemos el área techada y eso es parte de nuestro servicio”, añade.

 Otra de sus tácticas ha sido la buena atención al cliente, principalmente a cargo de personal femenino. “Hemos visto que cada vez vienen más mujeres a comprar  y a veces ellas no saben si el material que llevan es suficiente o poco, por lo cual las asesoramos y les damos lo que necesitan, eso nos ha demostrado que después regresan muy agradecidas y hemos visto que prefieren que las atiendan otras mujeres”, añade Ana Esther. 

“Las mujeres somos más chispudas, amables y simpáticas, por lo que hemos tenido mejores resultados con ellas en la sala de ventas y hemos comprobado que lamentablemente algunos hombres no han dado la talla, por lo que esperamos continuar dando oportunidad a la mujer en ésta área”,  agrega.

Visión a futuro

Explica que la fábrica de block Petén pasó a convertirse en 2005 en la Ferretería Surtetodo, luego de fusionarse como una sociedad anónima, sin embargo, desde el año pasado y luego de una transición se estableció como la Ferretería Petén y generó su propia identidad, con un logotipo, colores que identifican a la empresa y uniformes para todos sus empleados.

“A futuro nuestra proyección y es el sueño de mi papá, es tener nuestra propia marca ‘Petén’ y vamos poco a poco. También queremos mantener nuestra propia imagen y  nuestra propia identidad, así como la esencia del negocio que fundó mi abuelo Jesús Conrado Baños López”, indica.

Según Ana Esther otro de sus objetivos es continuar introduciendo la tecnología a la Ferretería, para lo cual han instalado programas de computación para el control de inventarios y facturación. “Hay clientes que nos hacen pedidos en línea y por WhatsApp, les cotizamos por correo, además tenemos transferencias en línea, por lo que vamos a continuar en esa línea, tenemos Facebook y estamos en Google Maps”, finaliza Ana Esther, quien espera que a  futuro la Ferretería Petén, también pueda contar con sucursales en distintos puntos de la República.

-“Aunque en un principio no era común ver a una mujer al frente de un negocio de construcción, gracias a Dios y con la ayuda de mi esposo creo que toda esa experiencia me ha hecho realizarme como esposa, como madre, como empresaria y también fue beneficioso para la formación de mis hijas en las carreras que han elegido”, doña Nelly Baños de Sosa.

 

 

 

 

 

 

Ferretería La Parroquia, Cuilapa, Santa Rosa

Ubicada en el corazón de Cuilapa, ciudad conocida como el Centro de las Américas, por su posición geográfica en el continente,  Ferretería La Parroquia se ha convertido en parte importante del área comercial de ese municipio de Santa Rosa ubicado a 62 kilómetros de la capital, donde también funciona una sucursal, denominada La Parroquia II. 

ferreteSus propietarios, los esposos Ingrid Lorena Polanco de Chacón y Oscar Eduardo Chacón González, comentan que sus inicios fueron muy difíciles, ya que prácticamente tenían que hacerlo todo entre los dos, pero con la ayuda de Dios y de su familia dicen, ahora cuentan con dos ferreterías y 25 empleados, así como con la preferencia de la clientela del lugar. 

“Fundamos nuestra primera ferretería el 16 de marzo de 1,990, con el deseo de tener un negocio propio, pero también con la intención de ayudar a nuestra comunidad que tanto lo necesita”, expresó don Oscar. 

Recuerda que al principio él era el único encargado de atender la ferretería,  cargar los vehículos y salir a repartir los pedidos. “Fue un gran sacrificio el que hicimos al principio, ya que mis dos hijos eran muy pequeños y no teníamos cómo pagar empleados, pero gracias a Dios y al Señor de Esquipulas, desde que los niños empezaron a caminar, mi esposa me ayudaba atendiendo el negocio y yo era el que salía con el camión”, añade. 


ferretgfDoña Ingrid agrega que en sus inicios, la ferretería funcionaba en un pequeño local ubicado a un costado de la Iglesia Católica, por lo que decidieron llamarla La Parroquia. “Fue en 1,996 cuando nos venimos para nuestra actual ubicación y empezamos a ver la necesidad de contratar personal, ya que no podíamos hacerlo todo solo nosotros dos”, dice. 

En la actualidad destaca que la buena atención al cliente caracteriza a la ferretería, por lo que constantemente sus colaboradores reciben capacitaciones de sus proveedores y pláticas sobre la importancia de atender bien a los clientes, y de tener una vocación de servicio, ya que comenta, de los consumidores depende el éxito de su negocio.

De fletes a ferretería

Pero la idea de abrir una ferretería fue del papá de don Oscar, el señor Efraín Chacón, quien actualmente tiene 73 años. “Mi papá se dedicaba a realizar fletes de arena de río, piedrín y block hacia Villa Nueva, por lo que fuimos viendo la necesidad de la gente que nos empezó a pedir materiales de construcción primero, y después productos de ferretería, por lo que él nos dio la idea y decidimos abrir nuestro primer local”, comenta. 

Los principales productos que comercializaban en aquel entonces eran block, arena, piedrín, cemento, cal y hierro, siendo sus principales proveedores Super Mayen y Cementos Progreso, así como ferreterías cercanas que poco a poco fueron desapareciendo. 

Actualmente sus principales colaboradores y proveedores son: Cementos Progreso en materiales de construcción y Truper, en todo lo que se refiere a artículos de ferretería. En cuanto a hierro y acero, sus abastecedores son Distun y ferreterría Didisa, ésta última les dota específicamente de lámina. 

ferrete4“Ahora nos damos cuenta que mi papá tenía razón, ahora él todavía nos apoya y hace algunos viajes para entregas, pero sobre todo fuera de Cuilapa, ya que aquí no se puede andar en carro debido a que hay demasiados Tuc Tuc”, añade don Oscar. 

En cuanto a su competencia dicen, en sus inicios eran pocas las ferreterías, muchas abrían y cerraban a los pocos meses, mientras en la actualidad solo existen otras dos en ese municipio. “Nosotros fuimos poco a poco como dicen, lento pero seguro, pero ver el trabajo de éstas otras ferreterías que cerraban nos hizo tomar nuestras propias experiencias y actualmente solo hay otras dos ferreterías en Cuilapa, con las cuales tenemos buena relación, pero lo que más valoramos de nuestro negocio es que hemos perdurado conforme el tiempo”, comenta doña Ingrid. 

El éxito de su empresa

Don Oscar señala que siempre han basado su estrategia de trabajo en una buena atención al cliente, buenos precios y calidad en sus productos, y también en tomar en cuenta la opinión de sus clientes. Por ejemplo, cuando los consumidores les solicitaron área de parqueo y de carga techada para la época de lluvia, decidieron abrir las puertas de La Parroquia II, el 6 de mayo de 2,013.

“Sentimos que los clientes nos han incentivado y compran con nosotros porque buscamos atenderlos bien, siempre ponemos especial atención a sus comentarios y procuramos tener el mejor surtido y precios para atender sus necesidades”, destaca. 

ferret433En cuanto a la importancia de la tecnología en su negocio, doña Ingrid comenta: “las compras han evolucionado desde un inicio hasta ahora, ya que ahora con la tecnología son a veces más rápidas y fáciles.  Tenemos algunos clientes que nos hacen pedidos por correo electrónico y teléfono, incluso por whatsApp, por lo que básicamente nos hemos concentrado en eso”, refiere. 

Sus proyectos a futuro

“Nuestra proyección a futuro es brindar cada vez un mejor servicio al cliente y si es la voluntad de Dios y nos da la sabiduría, abrir una sucursal fuera del departamento de Santa Rosa, ya que hemos  visto que nuestra clientela se ha ampliado bastante,  pues además de llegar a Chiquimulilla, El Cerinal, Oratorio, Pueblo Nuevo Viñas, Casillas, Barberena y otros lugares, hemos atendido pedidos incluso de Jutiapa”, comenta don Oscar. 

Otra de sus metas dice doña Ingrid, es seguir ayudando a la comunidad Cuilapense por medio de aportes que hacen cada año para patrocinar ferias como la aldea La Laguna Seca cada 15 de enero, actividades de la Iglesia Católica, de escuelas y otras con motivo de las fiestas de independencia del 15 de septiembre. Éstos son valores que indican también les han inculcado a sus hijos, que ahora tienen 17 y 19 años.

“Nuestro negocio ha ido creciendo y creemos que lo justo es dar algo de lo tanto que hemos recibido, algo de lo tanto que Dios nos ha dado, sobre todo a la gente que más lo necesita y por eso somos patrocinadores de algunas ferias y cuando vienen escuelas y nos piden materiales, buscamos ayudarlos, darles precios más accesibles o hacerles donativos”, añade la entrevistada. 

La Ferretería La Parroquia está ubicada a dos cuadras del monumento al Centro de las Américas, que consta de un mapa en relieve de América y un arco que señala con una flecha a Cuilapa, como centro geográfico del continente. 

Ferretería La Parroquia

4ta. Calle 1-52 zona 4, Barrio La Parroquia

Tels.: 7886-5238 / 7886-5662

 

 

 

 

 

 

 

La Casa de la Pintura, Santa Cruz del Quiché

43 años de ofrecer color y productos de ferretería en occidente

En pleno centro de Santa Cruz del Quiché, cabecera departamental de Quiché, que en idioma K’iche significa “tierra de muchos árboles”, a 164 kilómetros de la ciudad, se ubica la ferretería La Casa de la Pintura, que este 2015 cumplió 43 años de haber abierto sus puertas para ofrecer todo tipo de productos de ferretería y construcción, así como un centro especializado en color a sus clientes de aldeas, municipios aledaños y otras áreas de occidente.

Doña Ana Lainez de Rojas, Gerente General, comenta que su suegro, Cleto Rojas Chanchavac y su fallecido esposo Roberto Rojas Zapeta, fueron los fundadores del negocio y pioneros de la ferretería en Santa Cruz del Quiché. En la actualidad al frente de la empresa están ella, sus dos hijas y sus dos yernos.

Comenta que su suegro inició con una venta de madera para hacer casas, pero luego del terremoto de 1976, se dio cuenta que los vecinos pedían otro tipo de materiales de construcción como block y cemento, por lo que seguidamente introdujeron lámina, productos de ferretería y pintura.

Actualmente la Casa de la Pintura, situada en la 4ª. Calle 3-49 de la zona 5 de Santa Cruz del Quiché, es la ferretería más reconocida de la cabecera departamental y ocupa media manzana de terreno, también cuenta con una bodega de igual extensión, ubicada en la Calzada Centenario zona 4 de ese municipio.

Doña Ana dice que su suegro y su esposo fueron hombres visionarios que enfocaron sus esfuerzos en atender las necesidades de la población, por lo que al morir su esposo ella adoptó como suyo el negocio y se involucró de lleno en su administración. “Ahora le agradezco a mi esposo por haberme enseñado todo lo que sé sobre ferretería y pintura, ya que recuerdo que él siempre me decía que no me quería ver solo lavando platos y como ama de casa, sino que lo apoyara en el negocio, que también una mujer debía superarse”, comenta. Ella agradece a su esposo por su forma de ser y de pensar, ya que dice, la mujer en los años 80 y sobre todo en esa región era vista solo como ama de casa.

Recuerda que en sus inicios, sus dos hijos varones, quienes fallecieron muy pequeños y sus dos hijas, siempre estaban en la ferretería, ella los cargaba sobre su espalda o los mantenía sentadas en sus sillas, mientras atendía el mostrador y en su poco tiempo libre se encargaba de hacer el almuerzo para su familia y empleados, tareas en las que comenta, su esposo siempre la apoyó. “Nací en la aldea Panaxit y desde niña me dedicaba a hacer trenzas para elaborar sombreros de palma, pero mi sueño siempre fue ir a la universidad, aunque en esa época solo había básicos y luego de finalizar mis estudios me casé pero nunca pensé en estar al frente de una ferretería”, añade.

“Años de trabajo han hecho que la ferretería tenga un nombre y no ha sido nada fácil”, dice doña Ana, al señalar que la filosofía de su ferretería se centra en honestidad, honradez, servicio al cliente, asesoría, calidad y buenos precios, por lo cual ha logrado la fidelidad de sus clientes durante tantos años.

Cristóbal Mateo, su yerno, enfatiza que incluso han llegado a perder importantes negocios, sobre todo con entidades del sector público, para mantener su afán de trabajar honradamente y con honestidad.

Actualmente La Casa de la Pintura cuenta con 30 empleados, quienes reciben capacitación de parte de proveedores y de la familia, sobre todo enfocada hacia la buena atención al cliente y la asesoría personalizada.


La única con un centro
de color

Según Cristóbal las pequeñas ferreterías han proliferado en Santa Cruz del Quiché, por lo que una de sus estrategias es precisamente brindar asesoría personalizada. “Vemos que los clientes llegan a comprar por ejemplo un impermeabilizante y en otras ferreterías solo les despachan y cobran, mientras que nosotros los asesoramos, incluso vamos a sus casas si lo necesitan, ya que hemos visto que muchos productos son buenos pero mal aplicados pueden dar malos resultados, por lo cual les damos garantía y solo le compramos a proveedores que cuentan con certificaciones internacionales”, indica.

Otro de sus fuertes en el negocio es que Casa de la Pintura es la única ferretería en toda el área que cuenta con un centro de color, en el que también se asesora de manera personalizada a los clientes, ya que según Cristóbal, no solo se trata de pintar una pared, casa o negocio, sino que gracias a su proveedor cuentan con un programa por computadora que les permite visualizar cómo se verá la obra terminada, lo cual ha incrementado sus ventas en toda el área.

Entre sus principales proveedores destacan: Lanco, Imacasa, Durman, Cementos Progreso, Celasa, Aceros de Guatemala y Materiales Eléctricos.

La tecnología añade también ha sido otro de sus estrategias ante la creciente competencia, ya que han implementado sistemas de cómputo para el control de inventarios y precios, así como el uso de códigos de barras para agilizar los cobros y un sistema de atención al cliente por medio de correo electrónico. Recientemente abrieron su página en Facebook.

Ana María Rojas de Mateo, hija de doña Ana, dice que una de sus proyecciones a futuro es brindar el servicio de una tienda por departamentos a sus clientes, donde puedan encontrar todo lo que necesitan por secciones, así como generar más empleo.“Tenemos el espacio pero estamos desarrollando el plan”, dice.

También esperan continuar ayudando a su comunidad por medio de las ganancias de su ferretería. Actualmente apoyan a la compañía de bomberos y varias escuelas, así como a la Iglesia Católica, recientemente como parte de la feria patronal en honor a su patrona Santa Elena de la Cruz, celebrada el pasado 18 de agosto.

“Nuestro trabajo lo basamos en el temor a Dios. A Dios agradecemos por la vida, por la salud, por la familia y el trabajo de nuestra empresa, ya que Él es el único que puede darnos todo. En ésta ocasión quiero agradecer también a la Revista El Ferretero porque Quiché estuvo mucho tiempo olvidado por el conflicto armado y es la primera vez que una ferretería de Quiché tiene el honor de aparecer en una publicación, agradecemos por ésta oportunidad, ya que somos una familia trabajadora que lucha por sacar adelante a su departamento y a su país”, finaliza doña Ana Lainez, mientras sostiene en brazos a uno de sus nietos.

Ferretería La Casa
de la Pintura
4ª. Calle 3-49
zona 5, Santa
Cruz del Quiché,
Quiché
Teléfono: 7755-1150

Ferroeléctricos California, Sirviendo a Escuintla desde hace 20 años

A los 9 años de edad, Don Aurelio Cifuentes, originario de Momostenango, Totonicapán, ya se dedicaba al comercio. Siguiendo la tradición de su familia comerciaba con ropa y zapatos en las principales plazas de la Costa Sur del país.  Desde Escuintla hasta Coatepeque visitaba los mercados ofreciendo sus productos como empleado de su hermano mayor.

Al paso de los años decidió que para crecer en el negocio tenía que independizarse de su hermano y así lo hizo a pesar de no contar con capital alguno,  sin embargo,  Los proveedores con los que había tratado hasta entonces lo habían conocido como un muchacho trabajador y correcto,  le tenían confianza y le extendieron crédito para que pudiera iniciarse.

A principios de la década del ‘70 conoció a su esposa, también comerciante del área de las Verapaces, juntos se trasladaron a Escuintla, ciudad que habían identificado como una buena plaza y allí se asentaron dedicándose al comercio de la ropa y zapatos que conocían muy bien.   

Por los vaivenes de la economía,  Don Aurelio decide viajar a los Estados Unidos en el año 1985 en busca de oportunidades de trabajo que le permitieran hacer crecer su capital.  Se radica en el área de Los Angeles California, donde se desempeña en  múltiples oficios y empleos llegando a trabajar 16 horas diarias.  Gracias a una reforma migratoria que se dió en ese entonces, obtiene su permiso de trabajo y por consiguiente ya puede viajar a Guatemala y regresar a California legalmente.  Luego de 10 años, en 1995 decide regresar a su país y se integra de nuevo al comercio de ropa en Escuintla al lado de su esposa y familia.

Es de esa forma cuando remodelando su pequeña tienda de ropa, se da cuenta de lo escasos y difíciles de comprar que eran los materiales eléctricos en Escuintla y, asesorado por el electricista que le estaba haciendo el trabajo, decide comercializar todo tipo de materiales de ése ramo en una nueva tienda a la que denominó Comercial California. Abre sus puertas en la 4ª avenida 12-70 zona 1 de Escuintla con 16 metros cuadrados, el día 1 de abril de 1996.

Aunque en Escuintla ya existían algunos almacenes dedicados a la venta de eléctricos, Don Aurelio se propuso desde un principio el tener el surtido más completo de material eléctrico domiciliar.   Para lograrlo viaja a Guatemala con una lista de todo lo necesario y aquí se asesora de los proveedores que desde un inicio le otorgan su confianza y de esa forma logra hacer un impacto en el mercado escuintleco que acoge al nuevo negocio con mucho agrado.

Fueron años difíciles haciendo los pedidos a mano y luego viajando a la capital a comprarlos y transportarlos a Escuintla.  Actualmente los proveedores los visitan y envían los productos directamente a sus bodegas en Escuintla.  Desde el año 2000 Don Aurelio se da cuenta que necesitaba la tecnología para poder manejar el negocio de mejor manera por lo que inicia el proceso de tecnificar y adaptar sus procesos a las tecnologías que han ido surgiendo, ahora no solo la utiliza para comprar y controlar el negocio porque los clientes del área industrial cotizan y compran a través de correo electrónico y de WhatsApp.  La facturación es amigable con el usuario y cuentan con una red interna que permite que todos los colaboradores estén comunicados en línea.   Estuardo Cifuentes, hijo de Don Aurelio esta encargado del área tecnológica.

Al inicio contaban con dos empleados y actualmente son 45 personas las que laboran en 4 tiendas, todas ubicadas en Escuintla.  La tienda original ha crecido hasta contar con 135 metros cuadrados siempre en la 4ta avenida 12-70 zona 1.   Dislec, S.A. inaugurada el 5 de julio del 2011 con 400 metros cuadrados  opera en la 4ta avenida final 15-64 zona 1.  Ferroeléctricos California S.A. con 144 metros cuadrados, situada en la 1ª avenida y 9ª calle esquina, salida a Santa Lucía Cotz.  y desde el 15 de agosto del 2013 INVERFISA, moderna sala de ventas de 368 metros cuadrados en la 4ª avenida 12-47 A zona 1.  

Uno de los aciertos de Don Aurelio fue el haberse preparado para el enorme crecimiento que se dio a medida que se fue electrificando toda la región sur del país.  Mientras al inicio la clientela eran los consumidores finales provenientes de la cabecera así como de otras poblaciones y comunidades cercanas, actualmente sirven también a todo tipo de clientes comerciales, industrias ligeras y de manufactura como también ingenios y grandes plantas de generación de energía que se han asentado en la costa sur.

Nos refiere Don Aurelio: “Nuestra estrategia actual es el servicio personalizado debido a que nuestros clientes vienen a nosotros buscando suplir su necesidad y lo que nos diferencia de nuestra competencia es que tratamos de darles la solución a sus necesidades en el menor tiempo posible, tratando que el cliente salga de nuestra sala de ventas satisfecho y con una sonrisa en la cara por lo bien que fue atendido.  A las industrias tratamos de entregarles el producto en sus bodegas en el menor tiempo posible sin ningún costo adicional al producto”.

Cuando le preguntamos cual ha sido la razón por la que los clientes compran en California nos responde que siempre han procurado crear un lazo de confianza y armonía con ellos, parte de su estrategia contempla contratar personal de ventas que sea amable y pueda sonreír para que el cliente se sienta bien.  Quizas por esa razón es que la mayoría del personal lo conforman agraciadas señoritas que siempre están contentas.

En el futuro proyectan expandirse hacia todo el departamento de Escuintla, para posteriormente empezar a penetrar el mercado nacional en todo el país.  Sin duda alguna, Don Aurelio y sus hijos tienen un gran futuro por delante dada su capacidad de trabajo y la claridad de sus estrategias.

Grupo Candelaria Orgullosamente Quetzaltecos

Nacido y criado en la Ciudad de Quetzaltenango,  Don Aníbal Juárez Velásquez estudió el diversificado en el INVO de ésa cabecera departamental,  donde al graduarse se hizo con la ayuda de su padre, de un camión con el que conduciéndolo él mismo,  se dedicó a transportar productos entre los departamentos del altiplano y la costa sur de Guatemala.  Luego de un par de años  llevando y trayendo granos básicos aprendió el comercio de los mismos y concluyó que le sería más rentable el iniciar un depósito en Quetzaltenango para dedicarse a la compra venta. El negocio se llamó Candelaria debido a que abrió sus puertas el día 2 de febrero, día de la Virgen de Candelaria, del año 1980. Fue su primera ubicación la 3ª calle entre 16 y 17 avenidas de la zona 3, Barrio La Democracia. 

El  maíz, arroz, frijol y azúcar fueron sus primeros productos, los que fueron sustituidos al cabo de un par de años por el cemento, cal, hierro, productos que gozaban de una buena demanda en ese entonces.  El cemento vino a dar un gran volumen de negocio a Candelaria, las plataformas entraban y salían, llegando en los mejores tiempos a venderse muchos trailers diarios aunque como sucede con éstos productos,  con un margen bajísimo.   El negocio se convirtió entonces en un mayoreo de productos para la construcción en el que se surtían las ferreterías y distribuidoras de materiales así como los proyectos de construcción.  La demanda existía y vino Concepción a llenarla con un concepto novedoso que trabajaba con precios muy bajos pero garantizando un servicio excelente.

Nos cuenta Don Aníbal que ya para entonces existían algunas muy buenas empresas ferreteras en Xela  como Ferretería Cifuentes, La Sevillana y El Vesubio, empresas que siguen y con las que han tenido siempre una buena relación comercial.  Con 4 sucursales buscan crear una competencia interna entre sus mismas tiendas creando así una actitud muy productiva y motivando a sus equipos de ventas a no perder un solo cliente. 

Dice don Aníbal que “perder un cliente es lo más costoso” por eso cuidan mucho de lograr la satisfacción de todos ellos.  Al inicio Candelaria contaba con dos empleados que ayudaban a Don Aníbal, en la actualidad trabajan allí aproximadamente 50 personas.

Para garantizar el nivel de servicio que ofrecen cuentan con un departamento de Recursos Humanos que se dedica a coordinar la selección, reclutamiento y capacitación de los colaboradores a través de programas propios, algunos desarrollados en conjunto con INTECAP  y  los  que  los proveedores les ofrecen sobre los diferentes productos que distribuyen.  Conforme ha ido cambiado su clientela, de clientes mayoristas a detallistas e industriales,  ha ido incrementándose la necesidad de que los vendedores posean un mayor nivel de conocimiento, tanto en lo que respecta a los productos,  como a las técnicas de venta. “En la actualidad los clientes son mas exigentes, especialmente en la calidad de los productos, así como la forma en que se les asesora en el momento de adquirir la mercadería, esto es para nosotros una oportunidad para mejorar nuestro servicio” afirma Don Aníbal.

Como algo que ha sucedido en los últimos tiempos mencionan el hecho que algunos de sus proveedores que manejan tiendas grandes en la capital han venido a instalar tiendas en Quetzaltenango, convirtiéndose a la vez en proveedores y competidores,  sus agentes de ventas se topan constantemente con los de los proveedores visitando los mismos clientes y complicando la comercialización de los productos.  Sin embargo los paisanos son tradicionalistas y confían en una empresa Orgullosamente Quetzalteca que respalda su compra con garantía y con productos de calidad que les ha ofrecido un excelente servicio por 36 años, que cuentan con 4 tiendas amplias, cómodas y seguras, ubicadas en puntos estratégicos de Xela.  La marca Candelaria esta muy bien posicionada en el mercado, acompañando el buen servicio con un precio muy competitivo, característica que es muy bien conocida por el publico de ésa Ciudad, el departamento y las ciudades del Sur-occidente del país.

Para mantenerse en el mercado por 36 años han crecido de la mano de la tecnología, la que acompaña todas las funciones dentro del negocio facilitando el control y la operación a la vez de crear un proceso fácil y fluido para la clientela.  Han automatizado el control de los inventarios lo que aprovecha el departamento de compras para colocar los pedidos oportunamente. Desde este departamento están reforzando el inventario de herramientas manuales y eléctricas así como máquinas para uso industrial como compresores, soldadoras, etc., creando un nuevo foco de negocio.  Pretenden manejar en este segmento las marcas más reconocidas del mercado.

Llevan a cabo diferentes actividades durante el año en las que interactúan con sus clientes y la comunidad,  como lo son el festejo anual de Candelaria el día 2 de febrero, el Convite Femenino Luna de Plata y otras más en las que comparten empleados, clientes y vecinos generando buena voluntad y amistad entre los habitantes de Quetzaltenango.   La empresa se promociona a través de Prensa, Radio y TV por cable dando a conocer diferentes actividades y ofertas, son patrocinadores del Club Xelaju M.C. de la liga mayor del futbol nacional.

Entre sus planes a futuro esta el expandirse hacia los departamentos del área occidental del país, cubrir el mercado de las herramientas manuales y eléctricas así como industriales.  Contar con el personal especializado en cada área de la organización que les permita consolidar y mantener el crecimiento.

 

 

Superferreteria AKI

De visita por el nororiente del país nos topamos inesperadamente con una cadena de ferreterías que inmediatamente nos llamo la atención por su formato de autoservicio y por lo bien ejecutado de su merchandising, sus exhibiciones y su rotulación. Por considerarlo muy importante para el desarrollo ferretero en Guatemala, hemos querido saber mas de ellas por lo revolucionario que este formato de tiendas resulta en las ciudades del interior del país. Para el efecto conseguimos una entrevista con el Ing. Diego Navarro, Gerente de Superferreterias AKI quien amablemente contesto a nuestras preguntas.

Leer más: Superferreteria AKI

Ferretería Thomas

Sucede a menudo que la vida da giros inesperados como consecuencia de circunstancias que parecieran no ser trascendentales.  Tal es el caso de Don Cipriano Tomás Paredes, exitoso ferretero de Sumpango quien nos cuenta que en el año 1993 se encontraba en el proceso de concluir la construcción de una casa, por ese motivo,  se aboco a la única ferretería que existía en ese entonces en el municipio con el fin de comprar el piso que necesitaba colocar.

Leer más: Ferretería Thomas

Ferretería Serpico

Serpico Icono ferretero en Teculután, Zacapa

Teculután es una pequeña y bonita ciudad de unos catorce mil habitantes en el departamento de Zacapa,  su ubicación al lado de la carretera que conduce a los puertos del Atlántico y a la mitad de la distancia, le ha significado constituirse en una parada casi obligada para los viajeros que se trasladan tanto a la costa como a importantes ciudades turísticas como Esquipulas. 

Leer más: Ferretería Serpico

Reciba la Revista

Descargue la versión digital en formato issuu de El Ferretero

logoexpo15

 

Gracias a nuestros anunciantes